De regreso a class…

I

Mi día comenzo a las 2: 30, justo cuando me duche para salir a la U, me quite la barba que parecia de bolo después de tres días sin rasurarme. Corrí desenfrenadamente a ponerme lo que a bien me viniera. No olvidar cepillar los dientes, ponerse gel, ah sí! el desodorante, un poco de fragancia, a chocolate, que rico el chocolate, como me gusta el aroma, y como sabe. Me despido rápido de la gente del msn, igual en tuíter, apago la pc, corro a pedirle unas monedas a mi mamá, me da un beso, me dice que Dios me bendiga. Tomo mi bolsón corro por el pasillo y por las 12 gradas que separan la puerta de mi habitación de la entrada principal, abro la puerta, salgo a prisa, cierro me agarro un dedo: Maldita sea! maldije y mi mamá me acaba de decir Dios te bendiga, vaya cosa. Abordo el bús, se tarda, me da colera el tipo parece ir en dirección contraria a la que yo voy. Llego a la siguiente estación tomo el otro bús, siento una mirada en mi, no presto atención, luego veo a una conocida, me saluda. Le saludo, nos saludamos. Llego a la U,  tomo mi cel, marco un número, me responde mi amiga, y me dice que la espere -por eso salí tarde de mi casa, sabia que iba a tener que esperar-. En el camino tuve miedo de encontrarte, sabés es como esas peliculas en las que no tenes idea cual es la escena que sigue. Que rico el chocolate, como me gusta el aroma, y  como sabe.

II

Entro a la U. Muestro mi carnet, sin apenas detenerme, luego voy a revisar mis salones de clases, copio rapidamente, me retiro y busco un lugar a donde sentarme, veo a mis amigas, las saludo, nos vamos a celebrar un cumpleaños, la veo a Ella♥, se me quiere salir -o detener -el corazón, nos saludamos.  Veo más caras conocidas, más saludos, después de un Happy Birthday, unas fotos y una porción de pastel, Ella♥ dice que debemos irnos, corremos a la clase, es increíble primer día, y no va haber clase. Maldita sea -maldigo por segunda vez, que pena mi mamá me bendijo antes de salir de casa.- Ella♥ dice que búsquemos donde quedarnos como si tuvieramos algo que esconder nos vamos a un lugar alejado de todo y todos, junto con otro amigo, hablamos del amor de lejos, de dulces, y de recuerdos. Sólo hay tiempo para hacerme una foto con Ella♥, me gusta la foto, no la ví, no sé como quedo, pero me gusta. Se acaba mi rato libre, tengo clase, tengo que irme, me despido sin mirar atrás, mientras busco como llegar a mi siguiente clase.

III

Subo las escaleras que llevan a la segunda planta del edificio, tengo clases en la segunda aula, veo una amiga, más saludos. Te veo a vos por la ventana, siento pánico, no quiero entrar, no sé que hacer, digo piensa rapido, me ves vos y sonreis, creo que yo también sonrio, no puedo distinguir en ese momento mis reacciones, me hablas y haces señas que debo sentarme a tu lado, me da colera, y me dan ganas de mandarte a la mierda. Vuelvo la vista y noto que hay más gente, no es el lugar indicado para pelear, ni reclamar, ni nada de eso, así que pongo mi bolsón, y te saludo, y saludo a los demás. Llega la Licda.  Bien bonita ella, empieza la clase vos y yo hacemos unos dos que tres comentarios entrecortados y con voz baja. Me da risa, vos sabes que no puedo evitar reirme de algunas cosas, parece ser que no ha pasado nada, yo mientras pienso que vos sos bipolar, y que yo soy un inseguro dependiente. La Licda. Bien bonita ella, cuenta unos chistes, todos rien -eso generalmente es automático-. La Licda. Bien bonita ella, nos da unas indicaciones, hacemos los grupos, vos y yo hablamos de algunas cosas, de lo pesado que será este semestre. Termina la clase, me rio de vos porque tenés clases y yo no. Te deseo suerte, es lo más que puedo hacer ahorita. Me voy.

IV

Me encuentro una vez más con Ella♥, me despido, me voy a casa y estoy feliz, salí un poco antes de la hora, así que corro, veo un bús, decido irme en el siguiente. En la estación alguien habla de una iguana, una señora me sonrie, un tipo come un pan. Viene el bús subo prontamente, como queriendo escapar de la iguana, la señora y el tipo. Examino con mi mirada el interior del bús, veo un asiento, el antepenúltimo, camino hacia allí, me siento. Un tipo me dice: Dame chance viejito. No lo miro, no le hablo. Me hago un lado para que pase, se va hasta el fondo al lado de la ventana, y para mi en ese instante deja de existir. Observo una señora, le cedo mi asiento. Me aproximo a la puerta en fin mi estación queda cerca. Un señor habla de salarios, unas niñas -adolescentes fresas- hablan de lo que les paso en el cole, y una de ellas me va metiendo el codo en las costillas, vicha pasmada. Llego a mi estación, salgo del bús, veo una señora que conosco. Ella está ahí sentada, con la mirada perdida, pero yo me voy, no quiero detenerme, pues me da miedo lo peligrosa que es a veces esta ciudad. Sin pensarlo camino rápido, para llegar a mi siguiente estación -abordo dos buses-. Voy con pánico, veo un tipo raro. Y entre la gente un rostro conocido, es uno de mis amigos. Hablamos en el trayecto a casa, plática amena, y divertida. Llego a mi casa bien, tranquilo, feliz y a la vez contento.

V

Llego a mi casa, hago unas cosas sin importancia. Me doy cuenta que fue un día diferente al que pensaba. Que después de todo no fue tan malo. Que vos al menos te comportas, y más te vale.  Me doy cuenta que tengo una memoria fotográfica, que he almacenado los detalles, y bueno, que este post es más largo de lo habitual. Marchome a dormir. Adiós.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: